Feeds:
Entradas
Comentarios

Una mala noche

Friedrich abrió un ojo y una oleada de dolor le recorrió el cuerpo. Abrió el otro y la sensación no mejoró. Poco a poco se incorporó como pudo y se encontró bañado de sangre, entrañas, vísceras y otros fluidos, y por lo visto ninguno suyo. Aún así tardó unos cuantos segundos en estar completamente seguro, pero después de palparse todas las extremidades comprobó que todas seguían en su sitio.

OsoNo tenía muy claro que había pasado, sus recuerdos se limitaban a antes del golpe en la cabeza. Buscó entre los restos y reconoció lo que podría ser un uniforme de Midenheim y entonces comenzó a atar cabos. Recordaba haber estado inmóvil durante horas después de haber activado la trampa para osos, esperando que algún compañero se acercase para pedirle ayuda pero sin atreverse a gritar para no alertar a la carroña que vaga por la ciudad, que bien podría ser mucho peor que la propia trampa.

Poco antes del golpe había escuchado ruidos cerca de él, unos pisos por encima, pero supuso que solo sería un perro. Poco después escuchó horrorizado como alguien contaba hasta cinco, no! hasta tres, y no le dio tiempo más que a ver como un ser bastante feo y sucio, y por lo visto con un solo ojo se abalanzaba sobre él justo antes de que saltase la trampa.

Y sin embargo seguía vivo. Nunca había estado muerto, pero no creía que a los muertos les doliese tanto la espalda. Observó los restos y entre todos los desechos pudo apreciar el descomunal cepo que durante horas había estado camuflado bajo sus pies. Hizo un par de mediciones y el cepo, evidentemente destinado a la caza de osos, medía más de dos metros de radio, por lo que al cerrarse había pasado a pocos centímetros de su cabeza, llevándose su atacante la peor parte, pero bueno… una mala noche la tiene cualquiera.

Anuncios

Mastines de caza

Estos dos mastines son las nuevas incorporaciones (pintadas) a la banda de cazadores de brujas de Ulthar.

Un nuevo arma en el arsenal de los cazadores, ya que están especialmente entrenados para detectar brujas y lonchas de mortadela. Desde hoy las calles de Mordheim son un poco más seguras!

mastines ulthar

Los colores usados son los de un mastín inglés y un mastín tibetano respectivamente que se unen a los dos mastines (callejeros) que ya tenía la banda y que forman una jauría terrorífica acompañando al capitán cazador.

Y recordad que el pincel seco es bello!

El cofre del tesoro

15-02-2008 Hakw v.s. Txesko

VampiroCara Conde Marius

La noche prometía ser bastante aburrida, había decidido darles una noche de tregua a los Despojos para que se desquitaran antes de comenzar nuestra Cruzada Negra sobre la ciudad de Mordheim y los necrófagos estaban dispersos alimentándose en uno de los cementerios de las afueras, cuando de repente llego San Cipriano terriblemente exaltado.

Después de calmarlo un poco averigüé que había estado “purificando almas” por los callejones de Mordheim, y una de esas “pobres almas”, para tratar infructuosamente de salvarse, le dijo que había oído que una especie de zíngaros estaban rebuscando en unas ruinas cerca de aquí, los había oído como comentaban algo sobre un valioso cofre. No tenía idea de que podía contener pero teniendo en cuenta que estábamos prudentemente cerca del Barrio Rico no cabía la menor duda de que contendría algo por lo que valdría la pena rebanarle el pescuezo a cualquiera de esas sabandijas infectas, y claro esta que mejor mío que de cualquier otro.

Mandé a San Cipriano a reunir la banda, y aunque sabia que no estaban preparados no podía dejar que nos robaran nuestro tesoro. Nada más llegar vimos que unas horrendas figuras a las que poco les quedaba de humanas se arrastraban entre unas zonas de montones de escombros y maleza, sin duda todavía no habían encontrado lo que buscaban. En breve íbamos a comprobar quién era más afortunado.

Dividí a mis lacayos en tres grupos. San Cipriano insistió en ir por la derecha, y se lo permití, seguido del nigromante. Yo bordee unos montones de rocas, con mis cachorros, que parecían esconder algo más que musgo, mientras los desechos y los necrófagos se distribuyeron por las colinas del centro.

Poco a poco, y presa de nuestra confianza, no advertimos que las nubes iban despejándose para dejar a la vista unos blancos rayos de Luna que desvelaron nuestra posición. Entonces vi sus rostros deformes y cubiertos de pústulas y gusanos, como clavaron sus miradas blancuzcas en nosotros. No querían luchar, quien querría enfrentarse a mi, pero querían el tesoro lo suficiente como para correr hacia a nosotros desesperadamente. Habían abandonado sus infructuosas búsquedas y avanzaban hacia nosotros, buscaban la muerte sin ninguna duda. Uno de los lobos espectrales aparto una roca de cincuenta quilos con sus fauces y allí estaba, cubierto de mugre pero aún reluciente. Lo cogí y comencé a arrastrarlo pero pesaba demasiado incluso para mí, así que doblegue la mente de uno de los débiles necrófagos para que me ayudara a acarrearlo mientras los demás bloqueaban nuestra retirada. Mientras marchábamos vi como los lobos mutilaban a una especie de marioneta gigante y San Cipriano quedaba inconsciente por los salvajes golpes que le propinaba una mole de más de dos metros a la que poco le quedaba de humana.

Con todo, la noche fue nuestra y al contrario que San Cipriano dos de nuestros enemigos nunca más se levantarán. El pobre Efialtes está malherido según me informa su hermano, si gimotea mucho terminaré con su sufrimiento y los necrófagos no pasarán hambre, si por el contrario despierta recibirá su parte del botín con los demás.

Cuando la ciudad de Mordheim fue destruida por la caída del cometa, rufianes, asesinos, ladrones y toda clase de sujetos de baja calaña se aprovecharon del caos reinante y la confusión para establecer su reinado de terror en la ciudad, terreno abonado para los cazadores de brujas, cuyo trabajo es limpiar la ciudad de toda esta clase de chusma.

Muchedumbre ansiosa por quemar a una bruja

La motivación principal de los cazadores de brujas es exorcizar poseídos, exterminar vampiros, quemar brujas y purgar herejes en general. Lamentablemente la linea que separa a estas criaturas abominables del resto de inocentes nunca está del todo clara. Esto no supone ningún problema ya que los cazadores de brujas son de la opinión que vale más la pena quemar a un par de inocentes que dejar a un hereje libre.

Capitán cazador by UltharYa en el juego, los cazadores de brujas pueden parecer una banda de humanos más, pero están especializados en combatir a bandas de poseídos y de no muertos. Los cazadores de brujas están consagrados a su causa, por lo que odian a cualquier miniatura que pueda lanzar hechizos, además de esto, disponen de un arsenal de objetos mágicos a bajo coste para enfrentarse a estas bandas, además de las plegarias del sacerdote que son especialmente mortíferas contra ellas.

En el apartado de los secuaces, disponen de los flagelantes, dementes y locos cuyo único objetivo en la vida es morir en combate al servicio de Sigmar. Son terribles adversarios ya que son completamente inmunes a la psicología y aunque no son muy hábiles en combate, pueden destruir a cualquier adversario con la fuerza que les da su locura.

Los zelotes no son los chicos más hábiles de Modheim, pero son muy baratos y pueden efectuar labores de guardaespaldas frustrando cargas contra los cazadores o los flagelantes.

Los cazadores además disponen de los mastines de caza, que disponen de un perfil de atributos muy bueno para su bajo coste en coronas. Su bajo liderazgo se suple manteniéndolos cerca del líder.

Cazadores de brujas de Ulthar

Uno de los principales problemas de los cazadores de brujas es la regla especial que limita su número a solo 12 miembros, regla bastante absurda y que no tiene explicación. Los cazadores tienen reglas beneficiosas, pero ninguna tan desproporcionada que tenga que compensarse con algo así, por lo que es práctica habitual el omitir esta regla.

Los cazadores de brujas no es una de las bandas más populares, muchos jugadores se quejan de que es una banda débil y que hay otras mucho más poderosas. Los cazadores no dejan de ser una banda de humanos, con sus ventajas y sus limitaciones. Mordheim es un juego tremendamente aleatorio, y en manos de un jugador hábil, los cazadores pueden demostrar ser igual de competitivos que el resto.

El Fin de los días felices…

vampire2.jpgSe acabaron los días felices en Mordheim.

He sido enviado por el mismísimo Conde Vlad Von Carstein, dueño y señor del impresionante castillo Drakenhofen en la grandiosa provincia de Sylvania para vengar la humillación sufrida por su último emisario. A partir de hoy reclamo como tributo para mi señor todos los fragmentos de piedra bruja de la zona. Además tomaré propiedad de la Ciudad de los Condenados para la provincia de Sylvania, y aniquilaré a todo aquel que ose siquiera mirar como lo hago.

He reunido de entre los cementerios locales una banda de fieles guerreros que bajo mi mando arrasarán con los enemigos de mi señor, y por si fuera poco he reclutado para mis filas a un Gran Hechicero (o eso dice él). Su nombre es San Cipriano, el cual fue instruido en las Artes Oscuras por un tal Lucifer. No me importa de donde viene, sólo sé que ahora es mi vasallo, y que me ayudará a complacer a mi señor.

Esta misma tarde comenzaré mi incursión por las tierras de Mordheim, y mañana sabréis de mis aplastantes victorias con más detalle.

Una noche de suerte

Olaff Johanson nunca había tenido tanta suerte. Había tenido suerte otras veces en la vida, pero siempre había sido una suerte relativa, como por ejemplo perder un ojo cuando podía haber perdido toda la cabeza, o solo haber perdido tres falanges de la mano derecha al dispararse por error un arcabuz.

Pero hoy era diferente, nada hacía presagiar algo inesperado. Su víctima, un mercenario reiklandés, permanecía parado a escasos cuatro metros de distancia bajo su posición en lo alto de la balconada, y por lo visto no había detectado su presencia, es más, parecía incluso que se hubiese quedado dormido, ya que aunque detectaba cierto movimiento, no cambiaba su posición.

Olaff JohansonOlaff agradeció al dios Sigmar su suerte. A estos reiklandeses lo difícil era acercarse a ellos sin ser ensartado en una lluvia de virotes, pero he aquí que esta noche tenía uno adormilado justo a sus pies, y ese chaleco de cuero le sentaría muy bien, sin contar con esa ballesta que llevaba a la espalda y por la que podría sacarse unas coronas en el mercado negro.

Lentamente, saboreando su inminente triunfo, se acercó al borde de la balconada, desenfundó su cuchillo y echó un último vistazo a su víctima, habría jurado que le había oído, pero ya era demasiado tarde. Contó hasta cinco, no! hasta tres! y se lanzó sobre él esgrimiendo su cuchillo… solo para ser partido en dos pocos segundos después por un gigantesco cepo capaz de hacer lo propio con un oso. El estúpido reiklandés debía haber activado el resorte y había permanecido inmóvil tal vez durante horas esperando alguna ayuda, y a Olaff no se le había ocurrido otra cosa que saltar sobre él.

Con medio cuerpo destrozado Olaff aún respiraba… por poco tiempo. Notaba como poco a poco la conciencia se le escapaba. Antes de morir echó un vistazo a su tronco seccionado y reflexionó sobre la cantidad de entrañas que contiene un cuerpo humano. Parecía que esta noche tampoco había tenido muy buena suerte, aunque bien mirado había sido afortunado: se había llevado consigo a un sucio reiklandés!

Análisis de Bandas: REIKLAND

Voy a comenzar el análisis de bandas con una muy carismática y con la que se suele responder la eterna pregunta: ¿Porqué hacerme una banda de humanos si son mucho mas frágiles que otra bandas?

La respuesta a ésta y otras preguntas espero que la encontréis en éste articulo.

Primero de todo sabed que Reikland sólo es un mero ejemplo de que los humanos pueden luchar de igual a igual contra vampiros y poseídos, y que si Mordheim se caracteriza por algo es que es tremandemente equilibrado, en parte a su aleatoriedad.

Banda de Reikland para Mordheim

Lo primero que puede atraernos de Reikland es que tenemos Tiradores con HP4 por tan sólo 25co, pero no olvidéis que su capitán es el único del juego que garantiza que nuestra banda vaya bien de liderazgo porque la habilidad de Jefe con 30cm da para mucho y se nota cuando desarrollamos una estrategia.Ahora podemos hablar del resto de puntos fuertes de los humanos, la lista de equipo. Las diferentes bandas de humanos se caracterizan por tener multitud de equipamiento que puede utilizar cualquier miniatura, lo cual garantiza que con el paso de las partidas nuestros aguerridos rufianes superarán en armamento a contrincantes más sobrenaturales.

Una de las organizaciones que más me gustan para Reikland es poner la mayor cantidad de Tiradores posibles y junto con ellos el líder de la banda que también tiene HP4, así nos aseguramos una buena cantidad de impactos. En función de nuestro estilo de juego utilizaremos armas más ligeras como arcos, pero que ofrecen mayor movilidad, o más contundentes como las ballestas a pesar de que nos obligan a permanecer estáticos.

Reiklandeses de MordheimLos campeones es conveniente equiparlos con espadas y rodelas si no confiamos en nuestra suerte y acompañarlos de Espadachines armados de la misma forma. Con el tiempo los campeones podrán optar por elegir la habilidad que tienen los espadachines y que les hace repetir para impactar cuando cargan.

Con una estructura de banda como ésta podemos hacer que una pequeña hueste de nuestros guerreros obliguen al enemigo a pasar por un “cuello de botella” plagado de Tiradores que mermarán la banda del oponente dejando el camino libre a los campeones, jóvenes y espadachines que rematarán a los heridos.

Ventajas: Buen disparo, diversidad de equipo y costes bajos.

Desventajas: Miniaturas aparentemente débiles.

Espada de Alquiler recomendado: Explorador elfo